martes, 15 de julio de 2014

To be or not to be?

Ya me queda menos de un mes por tierras bávaras, y toca ir haciendo memoria de lo hecho este año. Puedo asegurar que me ha cundido, que he aprendido muchísimo, que la experiencia me ha servido para madurar y que incluso he descubierto facetas de mí mismo que desconocía fuera capaz de llevar a cabo, como por ejemplo de la que versa esta entrada: mi yo desconocido hasta ahora como profesor de castellano.

Ha sido una grata sorpresa descubrir que uno es capaz de desarrollar cualidades y profesiones distintas a las que se ha estado preparando durante años en la Universidad. A parte del intrusismo profesional que he llevado a cabo, reconozco que la experiencia me ha gustado mucho, ver que eres capaz de transmitir, enseñar y ayudar a aprender tu lengua materna es una experiencia que reconforta, sobretodo si llevas más de siete años sin tocar un libro de Lengua y Literatura.

Si, me ha tocado desempolvar mis conocimientos gramaticales, porque...claro, vosotros no os parais a pensar por qué usais el tiempo verbal que usais, o por qué ésto es así y no asá, contando por supuesto con la dificultad añadida de mi condición de madrileño leísta. El caso, que te das cuenta de que tienes una suerte tremenda de haber nacido hablando desde pequeño la lengua de Cervantes y de no tener que andar preguntándote cada dos por tres por qué dices lo que dices. 

El castellano y el alemán, a nivel gramatical compiten por ser la lengua preferida del diablo, aunque diría que el alemán se lleva la palma con sus tres géneros de artículo (masculino, femenino y neutro; solo un 30% de palabras siguen algún tipo de regla gramatical para saber qué artículo llevan...el 70% restante es totalmente discrecional y arbitrario), su vocabulario medio de 5.000 palabras frente a las 1.000 del inglés y/o castellano, y su j*****o acusativo y dativo entre otras perlas. Sin embargo luego otras cosas las simplifican al extremo comparado con el castellano, como el número de tiempos verbales: ellos usan seis tiempos verbales para moverse en el espacio temporal, mientras que nosotros tenemos la friolera de DIECISIETE tiempos verbales.

El caso más llamativo que me he encontrado durante las clases es el de la diferencia entre "ser" y "estar". Creo que de las lenguas latinas y anglosajonas el castellano es la única que cuenta con esta diferenciación. Pobrecitos guiris...comparto su dolor y su implosión cerebral al intentar expresarse correctamente para acabar cometiendo los mismos errores una y otra vez: "Si, ya soy en Munich", "El coche es aparcado"...

Paraos a pensarlo un momento. ¿Cómo explicaríais la diferencia entre ser y estar, teniendo en cuenta que en alemán ocurre como en inglés (sein para los primeros, to be para los segundos), que solo tienen un verbo? Nosotros probablemente no entendamos el problema porque desde nuestra perspectiva resulta fácil, para nosotros aprender inglés es reducir, no aumentar el número de verbos para unos verbos que aparecen casi en cada frase.

¿Cómo explicar la sutil diferencia de significado entre estar moreno y ser moreno, o estar loco y ser loco, o estar listo y ser listo, o estar malo y ser malo, y sin embargo que luego existan montón de adjetivos que no admitan ambos dos verbos, como por ejemplo ser inteligente sí, pero estar inteligente no? 

Al buscar información, existen ciertas reglas que resultan útiles: a grosso modo, ser es para las cosas que siempre son (descripciones, definiciones de todo tipo) y que están estáticas, estar es para los estados físicos no permanentes y para expresar movimiento, desplazamiento y posicionamiento. Entonces, ¿Cómo es que una persona está muerta? ¿Es que no va a estar ya siempre muerta? ¡Entonces debería ser ser, no estar!

Si el gran Shakespeare hubiera hablado la lengua castellana le habría dado un derrame cerebral al tener que traducir su mítico to be or not to be. Habría acabado escribiendo de seguro: "Puta vida, tete..."


PD: Los chavales han mejorado bastante sus notas, y de aquí es de dónde realmente procede la satisfacción!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Este es un blog de pura opinión personal, ¿Cómo no se van a permitir otras opiniones? Eso si, exprésalas siempre de la mejor manera y con respeto!